Bocanegra impactado por ser admitido en el Salón de Fama en UCLA | Bocanegra takes in the magnitude of being inducted into the UCLA Hall of Fame

The standout defender was inducted over the weekend and honored by the experience

Carlos Bocanegra Dallas

Photo Credit: 
German Alegria

Siendo uno de los jugadores más destacados del país proveniente de la Preparatoria Alta Loma, Carlos Bocanegra comentó que cuando el técnico legendario Sigi Schmid y UCLA comenzaron a reclutarlo con mucha seriedad, la decisión de firmar con dicha universidad y de sumarse a la familia de los Bruins fue algo de lo que no tuvo dudas. Sin embargo, antes de marcharse al campus de Westwood, el atleta de tres deportes contempló darle seguimiento a todas las oportunidades que se le estaban presentando para jugar fútbol americano en las filas universitarias.

Además de destacar en la cancha de balompié, tanto como en atletismo, Bocanegra se convirtió en un jugador codiciado como receptor y defensa mientras asumía las responsabilidades de pateo en el terreno de fútbol americano de los Bravos. Sin embargo, sería en el balompié donde Bocanegra tuvo una impresión más fuerte en UCLA, carrera que continuó en la Major League Soccer, en Europa y con la Selección Nacional de los Estados Unidos.

Fue por esa huella imborrable y por el rendimiento que tuvo a lo largo de su carrera que UCLA llamó al zaguero para honrarlo con su inducción al Salón de Fama el viernes pasado. Bocanegra fue celebrado en un par de ceremonias y al día siguiente, el jugador, junto a otros siete inducidos, desfiló en el descanso del partido de fútbol americano de UCLA en la sede histórica del Rose Bowl.

VIDEO: Conversación con Bocanegra sobre su instalación

Conocida como la institución universitaria de mayor éxito deportivo en EE.UU. en número total de campeonatos logrados, Bocanegra formará ahora parte de las paredes incomparables del Centro JD Morgan junto a figuras legendarias del deporte como Jackie Robinson, Kareem Abdul-Jabbar, John Wooden, Troy Aikman, Arthur Ashe y otros muchos más.

“Es algo impresionante”, compartió Bocanegra. “Es un gran honor para mí, especialmente ser parte de la universidad más exitosa en cuanto a campeonatos deportivos en el país. Saber que mis compañeros y yo aportamos con un campeonato en el ’97  y simplemente poder ser parte de ello y ahora ser inducido al Salón de la Fama con estos grandes atletas que han desfilado por la institución de UCLA es algo maravilloso y estoy muy honrado”.

Bocanegra señaló hacia los departamentos académicos y deportivos, junto al consejo de sus padres, dos maestros de escuela, como las razones principales por las que eligió asistir a UCLA. Allí, disfruto de un éxito inmediato en sus primeros semestres y se estableció como uno de los defensas titulares en un cuadro de los Bruins que acostumbraba a disputar los primeros lugares del país año tras año. Ese mismo año, fue clave en el equipo que se coronó Campeón Nacional en 1997, lo que menciona como su mejor éxito en su carrerauniversitaria. Pero agregó que las amistades y las memorias que se sembraron en su estadía desde el ’97-99  es algo que lleva siempre dentro de él. Fue allí donde jugó y convivió con jugadores que pasarían a tener unas trayectorias de éxito increíble en la MLS como Nick Rimando, Peter Vagenas, Matt Ries y muchos más.

“Teníamos muchos amigos en el equipo, se sentía como si estuviéramos jugando con nuestros amigos en el campo y trabajamos duro para salir y conseguir ese campeonato y traerlo de nuevo a la escuela. Ése fue un gran honor. Eran buenos jugadores, buenos deportistas, buenos líderes y buena gente y fue un ambiente agradable en el que estar. [Los jugadores más grandes] nos desarrollaban a los jóvenes y nos animaban”.

De la misma forma, Bocanegra también probó el éxito en su año de novato en la Liga emelesera, donde el zaguero consiguió un puesto dentro del Once Inicial del Chicago Fire y aportó para que el club llegara a la Final de la Copa MLS, donde cayeron por la mínima diferencia. Sin embargo, en ese torneo se llevó el honor del Novato del Año y fue seleccionado en dos ocasiones como el Defensa del Año además de recibir otro gran número de reconocimientos. Su valía en la línea defensiva le concedió la oportunidad de llevar sus talentos al fútbol europeo, donde militó por casi una década mientras participaba en dos Mundiales y antes de regresar junto al Rebaño Angelino este año a la liga que lo vio nacer como profesional.

Después de casi 14 años desde que el joven del Sur de California caminaba por el campus de Westwood como universitario, Bocanegra reveló que se sintió sensible y que la magnitud del honor lo dejó impactado mientras compartía la ceremonia con su familia, amigos y colegas. 

“Simplemente ver alrededor de las paredes del salón toda la grandeza que hay allí, tengo la fortuna de haber tenido esa plataforma y de haber desfilado por allí”, compartió Bocanegra. “Fue algo impresionante, algo impactante y se siente muy bien.

“Sé cuántos han pasado por la institución de UCLA antes que yo y cuántos seguirán después. UCLA me dio una gran oportunidad, una gran plataforma para jugar a este deporte y para que me vieran y me tomaran en cuenta más allá del nivel universitario para después pasar al nivel profesional. Así que les debo mucho. Tu nombre está grabado junto a [jugadores legendarios] y es un honor maravilloso”.

-----------

As an All-American soccer player coming out of Alta Loma High School, Carlos Bocanegra says that when legendary Coach Sigi Schmid and UCLA came on strong in the recruiting process, it became a no-brainer to join the Bruin family. However, before committing to head to Westwood, the three-sport standout nearly considered following one of his offers to play American football at the next level.

Aside from staring on the pitch and in track and field, Bocanegra roamed the sidelines on the gridiron as a defensive back and wide receiver in addition to handling the kicking duties for the Braves. Yet, it would eventually be soccer where Bocanegra stamped his permanent mark at UCLA and later on in Major League Soccer, Europe, and with the U.S. Men’s National Team.

Because of that indelible footprint and level of performance, UCLA called the celebrated defender in and inducted him into its Athletic Hall of Fame this past weekend. Bocanegra was inducted on Friday in a pair of intimate ceremonies on and off campus, and the following day he and the seven other inductees were honored at halftime at the Rose Bowl during the Bruins’ football game.

VIDEO: Bocanegra shares his thoughts about induction

As arguably the top collegiate athletic institution across the board with the most NCAA titles, Bocanegra’s plaque will now dress the halls of the JD Morgan Center along legendary figures such as Jackie Robinson, John Wooden, Kareem Abdul-Jabbar, Troy Aikman, Arthur Ashe and countless others.

“It’s really cool,” said Bocanegra. “It’s a big honor for me, especially to be a part of the most successful school with athletic championships in the country. So knowing that me and my teammates contributed with winning a national title in ’97 and just being able to be a part of it and now being inducted into the hall of fame with all these great athletes that have gone through the set-up at UCLA is pretty amazing and I’m really honored.”

Bocanegra points to UCLA’s top-notch academics and athletics, as well as the input of his parents, who are both teachers, as the primary reasons why he chose to be a Bruin, as heenjoyed success immediately as a freshman. The defender established himself as a starter on a perennial contender and helped deliver the 1997 national title, which he says is his greatest collegiate accomplishment. Just as important, however, are the memories and friendships he gained while at Westwood from ’97-99, where he played alongside eventual MLS standouts such as Nick Rimando, Peter Vagenas, Matt Reis and a host of other teammates.

“We had a lot of friends on the team, it felt like we were just playing with our buddies out there and we worked hard and were able to go out there and get that championship and bring it back for the school. That was a pretty big honor. These guys were good players, good sportsmen, good leaders and good people and it was just a nice environment to be in and they really brought up the young guys and encouraged us.”

Likewise in his rookie campaign in MLS, Bocanegra broke into the starting 11 after being drafted fourth overall in the SuperDraft and helped the Chicago Fire reach the MLS Cup title match, only to fall short. Nevertheless, the defender earned Rookie of the Year honors and was a two-time Defender of the Year recipient. Bocanegra’s prowess on the backline gave him the chance to take his talents to European soccer, where he played for nearly a decade while playing in two consecutive World Cups before eventually returning to MLS with Chivas USA this season.

After nearly 14 years since the SoCal kid walked the campus of Westwood, Bocanegra says he was emotional and left in awe of the magnitude of the honor, while sharing it with family, friends and fellow alumni.

“Just looking around the halls at all the greatness in there, I’m so lucky to be able to have that platform and gone through there,” Bocanegra added. “It’s pretty awesome. I was just humbled and it feels really good.

“I know how many have gone before me through the program at UCLA and how many will go after. UCLA gave me a great opportunity, a great platform to play the game and be seen and be noticed at the highest level in college and then go on to the professional level. So I owe a lot to them. You’re name is etched in next to [legendary players], it’s a pretty amazing honor.”